Pulsa Enter

TITULO DEL PROYECTO

    Pulsa Enter

    Blog

    admin
    Jul 30 th, 2018
    Investigación No hay comentarios

    Internet redujo a cuatro la teoría de los seis grados

    ¿Podría comunicarse con cualquier persona en el mundo aunque ésta no lo conociera?. Hoy día, esa pregunta quizás no nos parezca tirada de los cabellos, por los avances en telecomunicaciones y redes sociales. Pero tan solo hace 15 o 20 años atrás ya era bastante difícil. Sin embargo, la Teoría de los Seis Grados de Separación de Frigyes Karinthy, establecía que ello era posible en tan sólo seis saltos.

    La Teoría, escrita en el año 1927, sostiene que la humanidad está conectada entre sí mediante una red de conocidos, a través de niveles o eslabones. Por tanto, para la fecha en que fue lanzada esta hipótesis, ya era posible que un limpiabotas en alguna ciudad europea, pudiera comunicarse con el Presidente de los Estados Unidos. Todo, a través de un entramado de personas conocidas.

    Karinthy, aseguró que cada persona se relaciona aproximadamente con 100 personas en su círculo más íntimo. Conformado por amigos, familiares y compañeros de trabajo o escuela. Y si cada una de estas personas, a su vez se relaciona con 100 más, cualquier persona pudiera pasar un mensaje a 10.000 ciudadanos en un instante de tiempo. Éste sería el segundo eslabón o nivel.

    Y si además los 10.000 individuos lograran enviar el mensaje a otras 100 más, se elevaría a 1.000.000. Siendo éste el tercer nivel. Si repiten lo mismo este millón, serían 100.000.000, en el cuarto nivel… y así sucesivamente hasta llegar al sexto nivel con un billón de personas.

    Internet acortó distancias

    Con los avances que ha proporcionado la Internet y las redes sociales, ahora un ciudadano chileno no necesitará 1 billón de personas para comunicarse con la Primer Ministro Británico. Puesto que el número de niveles o eslabones que separan ambos extremos, en Facebook es de 3,868. Esto de acuerdo con un estudio realizado por dos investigadores de la National Chiao Tung University en Taiwán en 2013.

    Esta investigación se realizó con una base de datos de dicha red social, que contenía unas mil millones de personas. Equivalentes al 80% de los usuarios de Facebook en todo el mundo.

    Claro, hoy es posible por ejemplo, que un niño de 8 años de África, le pueda escribir un mensaje directo al Secretario General de la ONU. Quizás a través de Facebook o Twitter. Pero digamos que es poco probable que lo reciba, puesto que debe recibir millones de mensajes y menciones al día. Supongamos que lo envíe a un individuo de su primer círculo de conocidos, y sea éste quien se lo entregue.

    O tal vez se convierta en tendencia mundial en las redes sociales y medios de comunicación. Al estilo de la película “Mi nombre es Khan”. En ese caso ya no hablaríamos de un cuarto nivel, sino probablemente de un tercero o menos.

    Lo cierto es que la Teoría de los Seis Grados de Separación, escrita hace más de 91 años, revela los grandes avances que ha tenido la comunicación en el transcurso de la historia humana. Pero también deja para la reflexión cómo aprovechar estos recursos para el bienestar y desarrollo de la humanidad. Especialmente aquellos pueblos subdesarrollados, con altos niveles de pobreza.

    Tal vez te interese leer:

    Wikinomics, una revolución de la economía

    Los comentarios están cerrados.